Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

¿Vallnord o Grandvalira? Atmosferas de ski en Andorra.

¿Vallnord o Grandvalira? Atmosferas de ski en Andorra.
Pere Auge

Como destinación para la práctica del esquí, Andorra goza de diversas opciones repartidas entre sus dominios esquiables y los núcleos urbanos des de los que se accede a ellos.

La gran pregunta es: ¿Vallnord o Grandvalira?

Esta es la primera gran elección. Teniendo en cuenta que entre los dos dominios las posibilidades son diferentes, hay elementos que nos permiten valorar cual vamos escoger. Por ejemplo, Vallnord cuenta con dos dominios separados, Arinsal-Pal y Ordino Arcalís. Ambos cuentan con un particular encanto; bosques cubiertos de la mejor nieve, unos sectores recogidos sin inmensas extensiones, exuberancia natural, un ambiente familiar y de amantes tanto del esquí como del free-ride. Estos son los elementos más marcados que caracterizan el dominio de Vallnord.

¿Pero que podemos decir de Grandvalira? La gran Grandvalira, que se nos presenta con su inmensa extensión, permite atravesar medio país esquiando. Goza de una inmensa oferta de oció y gastronomía, así como de grandes pistas, que incluyen travesías entre pueblos, divertidas terrazas y los mejores après-ski. Estos dos últimos elementos hacen de Grandvalira la opción preferida de los jóvenes, de grupos de amigos, de los que esquían a través viajes organizados. Aunque sus excelentes hoteles y zona de debutantes propician la convivencia de estos colectivos con las familias, los amantes de lujo y nuevos aventurados al esquí. Se podría decir que ambos dominios tienen un poco de lo que tiene el otro, pero en cada uno de ellos predominan los aspectos que hemos remarcado.

A parte de los dominios en sí, los núcleos urbanos que los rodean también ofrecen diferentes posibilidades. Claramente la oferta más diversa en este sentido es la de Grandvalira, pues se puede acceder des de dos parroquias y 6 puntos de acceso repartidos a lo largo del dominio que conectan pueblos y sectores entre sí. La experiencia no tiene desperdició: Poder salir de la ciudad de Encamp y llegar al Pas de la casa con restaurantes y hoteles a pie de pistas y comer-te allí una fondue con las botas de esquí calzadas.

A nivel de territorio, Vallnord tiene tres accesos. Uno para Pal, otro para Arinsal y uno para Ordino Arcalís. Este último es el dominio del país que está más aislado y la verdad que parece que se trate de un secreto bien guardado pues a pesar de su belleza, gran calidad de la nieve y unos fuera-pistas maravillosos, no llega a atraer a grandes masas habitualmente. Pal y Arinsal, unidos por un enlace en teleférico componen un dominio de fantasía. Esquiar rodeado de un increíble horizonte de picos y crestas entre dos pequeños y divertidos espacios físicos unidos por un teleférico al estilo de lo de las grandes pistas de esquí ubicadas en las míticas montañas de los Alpes y Canadá. A parte, bajo las pistas encontramos Arinsal, que es un potente núcleo de ocio y turismo. A pesar de sus pequeños establecimientos, una variedad de pubs, restaurantes y clubs hacen de este pueblecito uno de los espacios con más ambiente de esquí y diversión toda la temporada. Igualmente, Soldeu el tarter y el Pas de la Casa (Grandvalira), al concentrar hoteles a pie de pistas, pubs, restaurantes y bares musicales, podemos decir que es donde se reúne en gran parte el ambiente de ocio de Andorra durante la temporada de invierno.

Así pues, a grandes trazos: Grandvalira para los amigos, la comida y la fiesta. Ordino Arcalís para el free-ride y la buena nieve. Por su lado, Arinsal Pal es ese sitio al que siempre quieres volver a disfrutar de una experiencia pura con un buen ambiente des del cierre de pistas hasta última hora de la madrugada. Aunque en ese último aspecto tampoco se quedan cortos Pas de la Casa y Soldeu.

Escribir un comentario